La pérdida auditiva unilateral es distintiva

El escuchar con ambos oídos facilita saber la dirección del sonido, da la capacidad de oír cuando hay ruido, y un sentido de sonido fuerte y claro. La pérdida auditiva en un oído, llamada pérdida unilateral, cambia la experiencia auditiva. La pérdida auditiva unilateral puede estar presente en el nacimiento, se puede desarrollar lentamente, suceder de repente o ir aumentando con el tiempo (lo que significa pérdida progresiva). Un niño con pérdida auditiva unilateral puede aprender a escuchar y utilizar el lenguaje oral apoyándose en la audición normal de su otro oído. Sus respuestas pueden parecer similares a un niño con audición normal, pero hay diferencias. Cuando los padres aprenden acerca de los aspectos propios de la pérdida auditiva unilateral pueden trabajar con los proveedores de servicios para determinar la información que necesitan e involucrarse.

Identificación

Una evaluación audiológica al recién nacido o una prueba de audición regular a cualquier edad pueden detectar la pérdida auditiva unilateral. El nivel de pérdida puede variar de leve a profunda. Después de ser identificado, se debe consultar un especialista en garganta, nariz y oído (ENT) para determinar la razón de la pérdida de audición. Las causas de la pérdida auditiva unilateral incluyen enfermedades de la madre durante el embarazo, virus en la primera infancia o formación incompleta del oído. También se puede obtener información genética sobre las posibles enfermedades hereditarias o sus causas. No siempre es posible identificar la causa de la pérdida unilateral, por lo tanto, los padres deben enfocarse en lo que pueden hacer por su hijo.

Seguimiento

Tras el diagnóstico inicial, el niño necesita pruebas regulares para comprobar si hay cambios en la audición. La pérdida auditiva unilateral puede permanecer inalterable. A veces las personas desarrollan pérdida de audición en el otro oído. Cuando hay pérdida auditiva unilateral a veces el oído con audición se describe como el oído “bueno” o el lado “mejor”. El oído con pérdida auditiva podría ser llamado el oído “débil” o el lado “malo”. Cuando un niño con pérdida auditiva unilateral tiene dolor de oído esto puede hacer más difícil escuchar durante ese tiempo. Si hay cualquier cambio en la salud del oído o se sospecha cambios en los niveles de audición, los padres deben obtener atención y darle seguimiento con los especialistas del oído y audiólogos.

Comunicación

Un niño con pérdida auditiva unilateral puede desarrollar su audición, el lenguaje y el habla a través de las actividades típicas de la primera infancia como conversar con la familia, jugar juegos, leer libros y cantar canciones. Los padres y maestras deben observar por si surgen problemas de comunicación en determinadas situaciones. El niño con pérdida auditiva unilateral puede tener dificultades cuando hay ruido de fondo o hay varias conversaciones aconteciendo a la vez. Qué tan bien un niño oye todos los sonidos del habla puede afectar sus habilidades del habla. Los padres deben estar al tanto de las fases auditivas típicas y hacer una cita para una evaluación si hay preguntas sobre el desarrollo de la comunicación del niño. Si hay un atraso en el niño los padres deben solicitar información sobre los servicios de habla y lenguaje.

Amplificación

Algunos niños con pérdida auditiva unilateral obtienen beneficio de un audífono, pero otros no. Para algunos niños, un audífono puede mejorar su acceso al sonido, afinar su localización, optimar cómo escucha en grupos o mejorar la audición cuando hay ruido de fondo. Cuando se sugiere un audífono, las familias deben obtenerlo lo más pronto posible para ayudar al niño a desarrollar mejores habilidades de audición. Si la clase es ruidosa o el maestro está distante del niño se puede solicitar un “sistema FM”. El sistema FM amplifica la voz de la maestra y lleva el sonido más cerca del niño. Los padres también pueden hacer citas regulares para revisar los dispositivos, documentar los beneficios que están siendo obtenidos y analizar que tecnología puede ser útil para el niño.

Posicionamiento

Un niño con pérdida auditiva unilateral se beneficia cuando los sonidos se producen cerca del oído que oye. Los juguetes ruidosos pueden ser colocados cerca del mejor oído del bebé. Las personas pueden acercarse al niño del lado oyente para que le oigan venir. El niño puede sentarse con el lado que escucha más cerca del TV o de otros medios de comunicación. En una conversación puede sentarse con el oído que escucha cerca de la persona que le está hablando, debe sentarse a la cabecera de la mesa durante las comidas en familia o si en la escuela al extremo de un medio círculo de conversación. En los lugares grandes y ruidosos, el niño debe estar cerca de las personas que hablan o en áreas más tranquilas de la habitación. Los padres pueden hacer cambios en el posicionamiento para facilitar que él pueda escuchar.

Prestar atención

Reconociendo la dirección de los sonidos (la localización del sonido) puede ser difícil para un niño con pérdida auditiva unilateral. En algunas situaciones, el niño no puede saber si lo están llamando o desde dónde. En los juegos de grupo, eventos con mucha gente, lugares ruidosos y zonas con tráfico un niño puede tener dificultad para prestar atención. Las familias pueden guiar al niño a adquirir el hábito de escuchar atentamente y mirar cuidadosamente en áreas ruidosas u ocupadas para estar al tanto de lo que está sucediendo a su alrededor. Cada vez que un niño comienza en un nuevo salón de clases, el personal debe hacer esfuerzos para disminuir el ruido en el salón y sentarlo alejado de equipos ruidosos. Los padres pueden explicarle a aquellos que se relacionan con el niño cuando le sería de ayuda obtener su atención o repetir lo que dijeron para aumentar su comprensión auditiva.

Acomodar

Si el niño demuestra dificultad con su aprendizaje, los padres deben hablar con los maestros sobre cómo mejorar la audición. La distancia más útil es a seis pies del que habla. El niño normalmente se beneficia de sentarse de manera que el oído que oye esté más cerca de su maestra y compañeros de clase. Por ejemplo, si el niño tiene pérdida unilateral izquierda, debe sentarse para que su oído derecho esté más cerca de los que hablan. Si está en un semi-círculo debería sentarse al extremo del grupo, con la maestra y los niños en el lado que utiliza para escuchar. Un niño que también depende de su vista para complementar lo que escucha se le debe permitir sentarse donde él pueda ver a las personas y materiales con facilidad. A veces los itinerarios pintorescos, instrucciones escritas o señales visuales ayudan al niño a mantenerse al día con la rutina del grupo. Los padres pueden pedir que lo acomoden de manera que apoyen la participación independiente del niño en el juego, las guarderías y las escuelas.

Intervenir

Cuando un niño recibe apoyo y se reconoce que es capaz, él puede aspirar a tener logros. Un niño con pérdida auditiva unilateral puede aparentar que está bien, pero aún puede tener problemas, especialmente en la escuela. Las familias deben mantenerse en contacto con las maestras para estar pendientes de cualquier necesidad que surja y explorar maneras de ayudar a su hijo a tener éxito. La protección de la audición del oído “bueno” es también esencial. Para apoyar al niño los padres deben:

Crear muchas experiencias auditivas divertidas desde muy temprano Observar cómo el niño interactúa y responde Buscar señales de que está escuchando o si se frustra para aprender Estar atentos a los cambios en su comportamiento social y escolar Saber que la distracción o falta de interés podría ser que tiene dificultad para escuchar Discutir el plan educativo con las maestras para apoyar el trabajo en clase Asegurarse de que cuando le sugieren un audífono, el niño lo usa todo el tiempo Reducir el ruido en las aulas (jaulas con mascotas – ej. hámster, sacapuntas, conversaciones en el pasillo) Considerar qué servicios o adaptaciones pueden ayudar al niño a obtener logros Mantener el volumen de los aparatos electrónicos personales del niño a niveles moderados Obtener protección auditiva eficaz para el niño cuando hay ruido (tapones para los oídos, orejeras, moldes auriculares personalizados) Involucrarse en diferentes situaciones para crear experiencias auditivas óptimas para el niño Abogar

Cuando las familias toman acciones para identificar, dar seguimiento, comunicarse, ofrecer amplificación, buscar posicionamiento, dar atención, acomodar o intervenir ellos se convierten en defensores de su hijo. También pueden animar al niño a identificar cuando él no puede oír y qué le ayuda a escuchar mejor. Incluso un niño pequeño puede empezar a abogar por sí mismo diciendo cuándo no escucha, sugiriendo formas en que puede escuchar con facilidad o pidiéndoles a las personas que le hablen del lado de su mejor oído. Al niño convertirse en su propio defensor él aprende a ser un comunicador exitoso y un alumno con mejores posibilidades. Un niño tomará sus señales de los padres y verá su pérdida auditiva unilateral como una de las características, en su único y maravilloso ser.

 

Publicado en PÉRDIDA AUDITIVA.