Sigan su ejemplo

Qué: Seguir el ejemplo del niño es una manera fácil y eficaz para que los padres de niños con pérdida auditiva puedan promover el lenguaje. Los padres pueden unirse a lo que el niño está haciendo y permitirle decidir qué hará a continuación. Entonces es probable que el niño explore más, haga descubrimientos y obtenga experiencias que tengan significado para él. Los padres pueden ofrecerle lenguaje, habla y acciones para fortalecer el interés del niño y estimular la comunicación. De esta manera, el desarrollo del lenguaje del niño se fomenta y tal vez él comience a incluir nuevas palabras e ideas en su juego.

Por qué: A medida que sigue el ejemplo de su hijo, usted puede motivar la audición, el habla, el lenguaje y el pensamiento. Tanto usted como su hijo se benefician porque:

  • Liderar le permite a su hijo desarrollar su curiosidad.
    Siguiéndolo le permite a usted aprender cómo su hijo piensa.
  • Liderar le permite a su hijo ampliar su exploración.
    Siguiéndolo le permite a usted añadir palabras o conceptos al juego de su hijo.
  • Liderar le permite a su hijo decidir qué hacer dentro de una actividad.
    Siguiéndolo le permite a usted practicar la toma de turnos.
  • Liderar le permite a su hijo decidir si utiliza sus ideas o no.
    Siguiéndolo le permite a usted escuchar a su hijo.
  • Liderar le permite a su hijo incluir el lenguaje que usted le ha modelado.
    Siguiéndolo le permite a usted demostrar que le entiende.
  • Liderar le permite a su hijo aumentar su comunicación.
    Siguiéndolo le permite a usted descubrir los intereses de su hijo y participar de su diversión.

Cómo: Si su bebé está gateando hacia su pelota favorita, siga su ejemplo y póngase a su nivel diciendo “Oh, quieres tu pelota suave. ¡Vamos a rodar la pelota de un lado a otro!” Su respuesta puede animarlo a usar su voz o participar en un corto juego con usted. Cuando él decida jugar de otra manera, siga su ejemplo para disfrutar de otras actividades, pero incluya nuevas palabras y acciones.

Si tiene libros al alcance de su niño él puede escoger un cuento para mirarlo con usted. Puede seguir su ejemplo escuchándolo mientras que él “lee”; háblele de las fotos que señala o comente de sus páginas favoritas. “Ahí está la moto ruidosa. Zoom, va rápido.” Cuando él cambie de tema, siga su ejemplo de lo que a él le interesa conversar.

Si su niño juega en la arena, siga su ejemplo describiéndole lo que está haciendo, mientras le dice, “has un hoyo, otro hoyo. Estas haciendo un hoyo muy grande con tu pequeña pala.” Puede admirar los montones de arena que hace, contar sus baldes o deje que él le diga qué construir y cómo hacerlo. Cuando usted espera para seguir su guia, él puede usar lenguaje para ampliar y explicar su imaginación y razonamiento.

Si su hijo está interesado en las rutinas del hogar, siga su ejemplo y déjele participar para que ayude. Usted podría decirle: “Por favor, ayúdame a preparar el almuerzo. ¿Qué ponemos en tu fiambrera?” Podría hablar de cuando preparar ciertos alimentos, a qué saben y cuáles son sus comidas favoritas. Al seguir su guía, él puede elegir cuánto le ayudará y cómo hacerlo.

Cuándo: Busque oportunidades diarias para seguir el ejemplo del niño. Si bien hay algunas tareas que se deben realizar rápidamente o de cierta manera, hay muchas actividades que se pueden hacer juntos de una manera flexible y divertida. Al seguir el ejemplo del niño, los padres pueden motivar la audición, el habla, y el lenguaje en actividades compartidas que favorezcan la interacción, la iniciativa y la independencia.

 

 

Publicado en LENGUAJE, COMPRENSIÓN ORAL Y EL HABLA.