¡A cantar!

La música y el canto unen a la gente. Cantamos para los cumpleaños, celebraciones religiosas o seculares, y cantamos solo para divertirnos. Usar nuestras voces al cantar es una parte importante de nuestra vida. Esto también es verdad para su hijo con pérdida auditiva. No nomás es divertido ¡pero beneficioso!

La música es como el habla porque usamos ritmo, voces fuertes y suaves, y entonaciones altas y bajas al cantar. Para un niño pequeño con pérdida auditiva, usar su voz cantando le ayudará a desarrollar buenas habilidades del habla. Tome unos cuantos minutos hoy para pensar en las muchas oportunidades que tienen para cantar juntos, y después piense en otras. ¿Cómo puede hacer usted el canto parte de su vida?

Podrá comenzar con canciones para las rutinas cotidianas. Muchos programas para niños tienen canción de “Recógelo”. Esta canción es perfecta para cantarle a su hijo a cualquier hora del día. Comience cantándole despacio para que su hijo aprenda la canción fácilmente. ¿Y qué tal una canción para la hora de la siesta? Quizás una canción para la hora de la cena le ayudará a su hijo hacer el cambio de juego a la mesa. Usted puede compo¬ner su propia melodía y sus propias palabras, o usar una melodía familiar con palabras apropiadas para la acción presente. Use su canción cada día.

Canciones para la hora de jugar también pueden ser disfrutadas mientras su hijo juega con sus juguetes cada día. Si un cochecito es su juguete favorito puede cantar: “Run-run le hace el coche. Run-run, ¡el coche se va!” Cantándole a una muñeca es otra excelente manera de incorporar el canto al juego. Escuche a su hijo mientras juega. ¿Canta su hija la canción que usan ustedes durante la cena cuando juega con sus muñecas?

Viajando en el coche es más divertido cuando la familia está cantando junta. Este es el tiempo para sacar sus discos compactos. Algunas familias disfrutan de las “viejitas” que han sido favoritas por mucho tiempo. Otras traen discos compactos con canciones para niños y cantan junto con ellos. Haga lo que haga, repita las canciones para que su hijo tenga la oportunidad de aprender la melodía y aproximar algunas palabras.

Usted desea que su hijo sea un participante activo en actividades de la escuela, iglesia y la comunidad. Canciones escolares, canciones religiosas y canciones patrias son un modo natural y divertido para que él participe. Usted puede hablar con la maestro acer¬ca de las canciones que los niños disfrutan en la escuela o en la iglesia, y pase tiempo durante la semana cantándolas. Su hijo se familiarizará con ellas y tratará de participar cuando la clase cante. Las canciones patrias son divertidas para cantar al tener un des¬file para la familia alrededor de la casa y prepararán a su hijo para celebraciones en la comunidad.

Hay otros beneficios cuando anima a su hijo a cantar. Se puede introducir nuevo vocabulario. La secuencia puede ser aprendida al componer una canción mientras cocinan: “Primero le ponemos la leche y luego le agregamos la harina.” ¿Y qué tal contar? Pue¬de cantar: “Uno, dos, tres, cuatro – ¡dime si quieres más!”

Las oportunidades para cantar son infinitas, al igual que los beneficios. Las habilidades del habla y lenguaje son desarrolladas a través del canto, así que diviértanse cantando. Este es un modo maravilloso de unir a toda la familia y divertirse.

 

Publicado en ACTIVIDADES CON LA FAMILIA.