Audiograma de Sonidos Familiares

¿Qué puede escuchar mi hijo?
Un audiograma de sonidos familiares

Un audiograma es usado para marcar las respuestas a los sonidos y el habla durante ciertas pruebas de audición. Los ejemplos de un audiograma ilustrado muestra cuales sonidos oye y sus niveles. El área marcada en el audiograma mostrando la mayoría de los sonidos del habla se refiere a menudo como la «banana del habla» (bananograma) debido a su forma en el gráfico. Los padres pueden comparar el audiograma individual de su hijo con el ejemplo para ver lo que está oyendo su hijo.
Los niveles de audición se clasifican para indicar la cantidad de habla y los sonidos que se pueden escuchar. Las categorías generales se puede enumerar como:

Normal

Oye sonidos de todos los diferentes volúmenes y tonos

Leve

Oye la mayoría de los sonidos del habla desde muy cerca

Moderada

Es posible que oiga sólo el sonido de las vocales (sonidos más fuertes) del habla

Severa

Es posible que oiga los sonidos fuertes del medio ambiente

Profunda

Es posible que oiga los sonidos extremadamente fuertes

Los resultados de la prueba generalmente se registran en un audiograma no ilustrado. Los números en la parte superior del audiograma indican la frecuencia (tono) que se mide en “Hertz” y se abrevia “Hz”. La prueba se realiza a través de las frecuencias, pero la mayoría de los sonidos del habla se producen entre los tonos bajos y profundos (250 Hz) y los tonos altos chillones (8000 Hz).

Los números en el lado izquierdo del audiograma indican el nivel de volumen, y este se mide en “decibeles”, y se abrevia “dB”. Esta gama va de sonidos suaves como un susurro a sonidos agudos como las sirenas. Los sonidos más suaves que un niño oye en cada frecuencia se trazan en el gráfico. Los grados de audición se miden desde -10 a 120 dB, que es la gama entre audición normal a una pérdida profunda.

Hay símbolos específicos en el audiograma para el oído derecho e izquierdo, auriculares o bocinas, audífonos o implantes cocleares. Una “clave” en el audiograma explica lo que los símbolos representan. Estos símbolos se colocan en el audiograma para mostrar los niveles de audición de la persona. Los sonidos del habla y del medio ambiente debajo de los símbolos son los sonidos que se escuchan por la persona que está siendo examinada.

Los sonidos del habla en el audiograma son sólo aproximaciones. Los sonidos del habla pueden ser fuerte o suave (intensidad) dependiendo de la distancia entre el locutor y el oyente. Las frecuencias altas o bajas (tono) de la voz variarán dependiendo si está hablando un hombre, una mujer o un niño. Las imágenes en el audiograma muestran dónde un sonido típicamente podría suceder. El sonido actual de estos ejemplos podría variar como también pudieran producirse en otras frecuencias cercanas. Cómo responde el oyente también depende de la intensidad y la distancia del sonido.

Las familias nuevas a la pérdida auditiva tienen mucho que considerar y aprender. El audiograma es un informe que muestra qué sonidos y habla son más accesibles para el niño. Después de cada prueba, las familias pueden pedir que les expliquen los resultados una vez más y así poder comenzar a entender el audiograma de su hijo y las recomendaciones después de la prueba. Los padres pueden discutir con el audiólogo cuáles serán los próximos pasos a dar basándose ​​en el resultado del audiograma. El audiólogo puede ordenar dispositivos auditivos (audífonos o implantes cocleares) para traer los niveles de audición del niño lo más cerca posible de la zona de habla (la bananograma).

Si el niño recibe un dispositivo, los padres estarán ansiosos de saber lo que oye. Escuchar con un implante o audífono se puede demostrar con otros tipos de pruebas y observación informática. A veces los resultados de la audición con el dispositivo auditivo se comparan con las respuestas de un audiograma sin dispositivos para demostrar los cambios en la audición. Un número o un nivel es sólo una medida, pero los audiólogos pueden ayudar a la familia a saber qué respuestas deben esperar.

Una vez que el niño ha sido identificado con pérdida auditiva, y mientras que esperan para realizar más pruebas, buscan por los servicios adecuados, esperan que se les entreguen los dispositivos, las familias a menudo se preocupan acerca de cómo comunicarse con su hijo. ¡Pueden continuar de la misma manera en que se comunicaban, jugaban e interactuaban antes de la prueba de audición! Pronto los padres pueden utilizar estrategias más específicas, después que han decidido sobre el dispositivo auditivo y cual enfoque de lenguaje usarán que se adapte a la cultura de su familia y sus preferencias.

Cuando los padres están familiarizados con el audiograma de su hijo, pueden responder a la pregunta “¿Qué puede escuchar mi hijo? ¡Entonces la familia puede hacer muchas otras preguntas para obtener más respuestas, información, servicios y apoyo!

 

Publicado en PÉRDIDA AUDITIVA.