Involucrando a los hermanos

La vida familiar en general es muy ajetreada. Es por ello, que, a pesar de que usted dedique mucho tiempo y energía a su niño sordo, también debe estar disponible para sus otros hijos. Cada niño necesita sentirse considerado como un miembro importante de la familia. Su actitud positiva y cariñosa le ayudará a sentirse confiados y seguros de sí mismos.

¿Qué es lo que sus hijos necesitan? ¡Tiempo!

¿Puede tomarse un tiempo cada día para hablar o jugar con su hijo? Organice un almuerzo, una salida al cine o tiempo en el parque. Ofrézcale varias alternativas de lo que pueden hacer y deje que su hijo elija.

¡Palabras de Amor!

Busque maneras de recordarle a su hijo cuanto lo quiere y qué importante es para la familia. Escríbale notas cariñosas y colóqueselas en el bolso de la escuela. Exhiba sus trabajos escolares en el refrigerador. Lleve una foto en su billetera y muéstresela. Pase momentos a solas con él por la noche hablando sobre las cosas emocionantes que hicieron durante el día.

¡Reconozca sus contribuciones como hermano!

Haga comentarios frecuentes de cómo su hijo sordo se beneficia de las relaciones con sus hermanos. Por ejemplo: ¡Gracias por compartir el juego con tu hermano! Está aprendiendo a esperar su turno”.

¡Hágalo un experto!

Los niños se sienten muy orgullosos de sus habilidades y experiencias. Por ejemplo su hijo mayor puede ser muy bueno usando Lenguaje de Palabra Complementada; o puede brillar cuando habla de sus conocimientos sobre el auxiliar auditivo o implante coclear de su hermano. Este conocimiento es perfecto para demostrarlo en clase o en
frente de otro adulto.

El uso de éstos consejos junto con su dedicación les proveerán a todos sus hijos un sentido de importancia dentro de la unidad familiar, y reflejará expresiones de su amor hacia ellos.

 

 

Publicado en ACTIVIDADES CON LA FAMILIA.