Ojos en los libros de experiencia

Cómo hacer y usar libros de experiencia con niños pequeños sordos o hipoacúsicos

Las familias promueven el amor a los cuentos y libros leyéndoles a sus niños desde muy temprano y a menudo. Los niños pequeños con pérdida auditiva se benefician de la lectura, ya que ésta fomenta el lenguaje. Los padres pueden hacer la lectura adecuada y personal para sus preescolares mediante la creación de simples “libros de experiencia”.

Las imágenes son poderosas. Mantienen la atención del niño y le dan información. Las imágenes pueden ayudar a un niño a obtener una mejor comprensión de lo que se dice o lo que sucederá. Las imágenes pueden ser utilizadas para explicar los horarios, describir sentimientos, demostrar las actividades, definir el significado y recordar experiencias.

Lo que hace que los libros de experiencia con fotografías sean muy interesantes para los niños pequeños es que a menudo contienen fotos de ellos o se relacionan con sus propias actividades memorables. Su pequeño puede ser la “estrella” de sus propios libros de experiencia y ¡estos libros pueden convertirse en sus favoritos!

Los libros de experiencias son una herramienta útil para alentar muchas habilidades escolares, incluyendo la pre-alfabetización. La pre-alfabetización significa aprender lenguaje, conocimiento fonológico, conocimiento del alfabeto y la comprensión de cómo se usan las palabras impresas (en español: de izquierda a derecha y de arriba a abajo en una página).

Con un bebé o niño pequeño, se puede utilizar una sola “imagen de experiencia” para repasar un acontecimiento reciente. Puede poner un dibujo de una rodilla con un vendaje y puede hablar de ello. “¡Olivia salió a caminar. Uh-oh. Olivia se cayó!” Papá puso la venda en tu rodilla. “¡Ya está mejor!”

Los niños pequeños pueden beneficiarse de una “tabla de experiencia” que resuma las expectativas de comportamiento. Una tabla básica (o gráfica) puede incluir imágenes, fotos, palabras escritas y objetos pequeños. Puede hacer una tabla de tres cuadros para mostrar la forma correcta de jugar en el parque o que recordar en las rutinas matinales.

El primer cuadro podría tener una foto agarrados de la mano mientras caminan. El segundo cuadro puede mostrar el uso correcto del equipo de juegos. El tercer cuadro puede enfatizar el compartir los juguetes. ¡Las tablas de experiencia se pueden colocar donde el niño pueda alcanzarlas o verlas con facilidad y hablar de ellas con frecuencia!

Los niños en edad preescolar disfrutan de libros de experiencia con varias páginas de fotos, dibujos o “artículos” que cuentan una historia. Los temas son sus intereses, tales como la moto del vecino, papá va al carnaval de la escuela, visitar a la abuela, ayudar a mamá con las compras o ir a comprar zapatos nuevos.

Las rutinas cotidianas, como la hora de acostarse es buena para los libros de experiencia cortos. Una breve frase en cada página contará la historia: Es la hora de acostarse para Juanita. Aquí están las pijamas de Juanita y su conejito. ¡Es hora de cepillarse los dientes! Mamá lee un cuento. ¡Buenas noches, Juanita! ¡Mamá te ama!

Un libro más largo puede tener varias páginas con una o dos frases para cada imagen: Ravi y el abuelo están cavando en el jardín. Ellos plantaron muchas semillas. Aplana, aplana la tierra. Ravi ayuda regando las semillas. Las plantas comienzan a florecer. ¡Pronto tuvimos verduras para recoger! ¡Yum!

Cuando usted lee una historia la puede ilustrar para que vaya de acuerdo con el desarrollo de las habilidades del lenguaje de su hijo. La historia se puede ampliar con preguntas sencillas como “¿Qué estabas haciendo?” o “¿Qué pasó después?” Puede agregar descripciones y discusiones para hacer que las historias crezcan con su hijo.

Los cuentos personales motivan el interés de su hijo en la escritura y le ayudan a asociar la palabra escrita con el lenguaje hablado. Él querrá mirar algunos libros una y otra vez. Finalmente su hijo querrá “leer” por sí mismo o “leerle “ a usted u otras personas.

Cuando usted da a su hijo la oportunidad de leer o volver a contar una historia favorita, él está aprendiendo a narrar, que es una de las habilidades de la pre-alfabetización. Con tiempo, después de un día especial, como un viaje al zoológico, su niño puede contar la historia – con un comienzo, un medio y un final. ¡Él está comunicando sus experiencias!

Use libros de experiencias para construir la biblioteca personal de su hijo. A medida que disfrutan de la lectura de estos libros una y otra vez, su hijo va a fundar recuerdos, habilidades de lenguaje y comunicación. Mientras que el niño mantiene sus ojos en los libros de experiencia usted a la vez está asentando las bases para la alfabetización!

Libro de experiencias acerca de las rutinas diariasSeleccionando temas

Los libros de experiencia pueden ser utilizados para:
Hablar de cualquier y todas las cosas, incluyendo:

  • Preparar a su hijo para un próximo evento
  • Recordar momentos especiales y buenos tiempos
  • Explicar un cambio que va a ocurrir pronto

Las rutinas diarias

  • Vestirse
  • Compartir con los hermanos
  • Ayudar a los padres

Eventos especiales o salidas:

  • Ir a una cita de audiología
  • Viajar (autobús, coche, avión)
  • Visitar un lugar especial (zoo, la playa)

Los intereses del niño:

  • Juguetes y mascotas
  • Su familia
  • El barrio

Haciendo libros

Los libros de experiencia pueden ser resistentes y sencillos y se pueden hacer con papel de construcción, bolsas de papel, carpetas de archivos o ser electrónicos. Pueden contener imágenes dibujadas a mano o gráficos obtenidos de su ordenador. Los libros pueden tener fotos recortadas y pegadas de revistas, álbumes familiares o una colección obtenida en línea.

Un buen tamaño para la página es lo que su hijo puede manejar fácilmente. Los libros pueden ser encuadernados con hilos, anillos de metal o pegamento. Para las historias electrónicas, incluya un pasador de páginas electrónico. Otra versión sería un pequeño álbum de fotos con fotografías y subtítulos insertados en páginas de plástico. Se sugiere que el libro contenga de 6-12 páginas.

¡Incluso puede involucrar a su hijo en la elaboración de algunos libros! Reúna los materiales con anticipación y concuerden en el tema. Tal vez su hijo puede ayudarle a elegir o pegar las imágenes y sugerir algunas palabras. Estará practicando habilidades de pre-alfabetización de toda la lectura que han hecho juntos.

Publicado en ACTIVIDADES CON LA FAMILIA.