Por dónde empezar

Cuando un niño pequeño se identifica con pérdida auditiva los padres pueden comenzar a dar los siguientes pasos
Espere emociones

Cada familia responde a su manera ante la noticia de la pérdida auditiva del niño. Miembros de la familia pueden experimentar emociones muy diferentes al mismo tiempo. Las emociones pueden cambiar con cada cita o su interacción con los proveedores de servicios. Las emociones pueden cambiar a medida que recopilan información y exploran con preguntas. La gama de emociones puede variar desde la calma a la confusión. Un miembro de la familia puede sentirse optimista y otro puede sentirse abrumado. Luego, cada persona puede sentir exactamente lo contrario ¡y ni siquiera saber por qué! Se necesita tiempo para adaptarse a las nuevas situaciones y adaptarse a los constantes cambios de emociones. Experimentar múltiples emociones es de esperarse, pero estos sentimientos diversos hacen que los padres puedan reconocer sus muchas preocupaciones. Las emociones también ayudan a los padres a reaccionar y entonces poder actuar.

Involucre a otros

Los padres pueden decidir cuándo compartir sus noticias y sentimientos. Al elegir qué decir y a quién involucrar, pueden proceder de una manera que les ayudará a obtener apoyo. Algunos padres prefieren una explicación sencilla y a otros les ayuda compartir detalles. Familias, amigos y compañeros de trabajo pueden responder con preguntas, preocupaciones y opiniones. ¡Las reacciones de los demás puede ser un reto más para los padres! Si no están preparados para involucrar a otros, los padres pueden explicar la necesidad de procesar sus propios sentimientos primero. Los familiares y amistades también pueden dejarles saber a los padres que ellos comparten el compromiso. A través de la participación de otras personas que puedan buscar información, identificar recursos, acompañarles a las citas, ayudar con conexiones comunitarias u ofrecer ayuda, los padres pueden sentirse apoyados y fortalecidos.

Haga preguntas

Es posible que a los padres le hayan entregado un audiograma explicando los niveles auditivos de su hijo. Este reporte con nuevos términos y símbolos hace que surjan preguntas. Cada pregunta es una parte útil del proceso porque las respuestas ayudan a los padres a aprender acerca de la pérdida auditiva. Después de la identificación inicial de la pérdida auditiva, algunos padres necesitan tiempo para pensar acerca de los resultados y otros desearán obtener mucha más información. Los padres pueden comunicarse con el audiólogo que dio el diagnóstico más tarde y discutir nuevamente ciertas preguntas o pedir explicación. Otros proveedores de servicios también pueden responder a las preocupaciones actuales de los padres. Hay muchos programas infantiles relacionados con la pérdida de audición en línea, así como blogs para familias y sitios de organizaciones de padres donde las familias se pueden conectar con otras personas que tienen experiencias similares y brindarse un sentido de orientación compartida.

Consulte con los especialistas

Los pediatras evaluarán al niño para averiguar si hay otras necesidades de salud a veces asociadas con la sordera y explorarán las posibles causas de la pérdida auditiva del niño. Otras pruebas y citas podrían ser necesarias. Los padres pueden pedir una consulta genética, pero la razón de la pérdida de audición no siempre se identifica. Una pérdida auditiva leve o pérdida auditiva en un solo oído requieren servicios diferentes a la pérdida de audición en ambos oídos. Al trabajar en conjunto con los profesionales, las familias pueden comenzar a explorar las necesidades de su hijo. Los padres pueden pedirle a cada especialista que involucren a la familia en las discusiones y que compartan su información con otros proveedores de servicios. Las personas con pérdida de audición también son fuentes excelentes de conocimiento. Los especialistas pueden dar recomendaciones, pero los padres son quienes deciden lo que ellos creen que será mejor para su hijo.

Desarrolle lenguaje

Desde su primera expresión al nacer, el bebé empieza a comunicarse con los padres. Un niño con pérdida auditiva se beneficia de apoyo específico para aprender lenguaje lo más pronto posible. A menudo los padres desean que su hijo use el lenguaje que la familia está utilizando y pueden hablar con los proveedores de servicios para empezar a estimular la comunicación. Con la identificación temprana de la pérdida auditiva y el uso de los mejores dispositivos auditivos (audífonos y/o implantes cocleares), muchos niños con pérdida auditiva desarrollan habilidades para escuchar y hablar. El lenguaje de señas, la palabra complementada o una combinación de palabras y señas son ejemplos de otros enfoques que podrían ser preferidos por una familia. Las decisiones se pueden cambiar según las necesidades y a medida que se obtiene más información, pero la comunicación constante y clara ayuda al bebé a desarrollar el lenguaje a través de la interacción familiar.

Considere los dispositivos

Las pruebas de seguimiento se harán para controlar la audición y reconocer las necesidades cambiantes. El audiólogo trabajará en estrecha colaboración con los padres para identificar, obtener y controlar el dispositivo(s) que el niño podría utilizar. Los padres deben comunicarse con sus profesionales de la audición con regularidad para compartir sus observaciones y decidir sobre los próximos pasos. Cuando las familias desean que el niño desarrolle fuertes habilidades auditivas, los audífonos generalmente se usan durante varios meses o más. Si el beneficio de los audífonos es mínimo, le pudieran sugerir un implante coclear (IC). En la mayoría de los países se realiza la cirugía del IC después de que un niño ha utilizado los audífonos obteniendo beneficios limitados y es de un año de edad o mayor. El uso de un audífono o implante a menudo se complementa con sesiones por un especialista de lenguaje o habla que ayuda a los padres a estimular el lenguaje y la audición del niño.

Inscríbase en servicios educativos

Servicio de educación temprana para los niños con pérdida auditiva se ofrecen en muchos países. Un profesional puede darles una referencia, pero los padres también pueden contactar a su médico o su escuela local para obtener servicios. Los programas pueden variar mucho en lo que hacen y cómo trabajan con las familias. Los padres pueden explorar qué tipos de servicios están disponibles hasta encontrar el que se ajusta a las preferencias de su familia. Los educadores o intervencionistas hacen las evaluaciones y preparan a los padres para alentar el desarrollo de su hijo. Los maestros ayudan a identificar los objetivos, describir las estrategias y ofrecen ideas para actividades familiares. Los educadores también pueden conectar a las familias con otros padres que tienen un niño con pérdida auditiva. Estos primeros maestros se asocian con los padres para nutrir el aprendizaje, la comunicación y la preparación escolar del niño.

Conviértase en un defensor

Cuando la pérdida auditiva es identificada, a menudo las familias se sienten inseguras del futuro de sus hijos y no saben qué hacer. A medida que los padres empiezan a aprender, poco a poco se convierten en expertos de sus hijos y empiezan a trabajar en estrecha colaboración con los demás. La identificación precoz, los avances tecnológicos, la investigación educativa y los logros de las personas sordas y con problemas auditivos han contribuido a las altas expectativas para los niños con pérdida auditiva. La conciencia de las posibilidades del futuro de un niño sin límites puede dar a los padres la fuerza para seguir buscando respuestas, servicios, pidiendo apoyo y obteniendo lo que su hijo necesita para tener éxito. Con el tiempo, los padres pueden desarrollar habilidades para convertirse en defensores de sus hijos y crear un grupo de familiares, amigos, educadores y especialistas que se unan a sus esfuerzos.

Disfrute de las interacciones

El placer de conectarse y jugar con los padres ayuda a los niños a desarrollar tempranas habilidades del cerebro y formar relaciones efectivas. Mirar, tocar, mover, sentir, pensar, compartir, responder y comunicarse son el comienzo del lenguaje. Las familias pueden participar en las gestiones típicas como abrazos, canciones, juegos, cuentos, tomar turnos, y las interacciones realizadas con cualquier niño. La identificación de la pérdida auditiva lleva a las familias en direcciones que no esperaban, Pero al disfrutar de las interacciones se dan cuenta de que la pérdida de audición es sólo un rasgo característico del niño. Así como los niños varían en alcanzar los hitos del desarrollo, las medidas que las familias toman serán individualizadas para elegir por dónde empezar. Los padres pueden apreciar la comunicación de su hijo a medida que identifican excelentes recursos y se relacionan con personas que tienen experiencia por todo el mundo.

 

Publicado en PÉRDIDA AUDITIVA.